Tal y como hemos explicado en el apartado  ‘Los Inicios’, este proyecto surge con un objetivo muy concreto:

Dar lo mejor de nosotros mismos como profesionales, plasmarlo sobre un escenario y mostrarlo al mundo entero…

Formamos un grupo de creativos y comenzamos a dar forma nuestra idea…

Decidido esto, empezamos a crear un espectáculo de danza Flamenca (Estandarte Español). No queríamos hacer un espectáculo convencional, por lo que comenzamos por seleccionar músicas ‘nada típicas’, pero que respetasen las métricas apropiadas para poder ser bailadas por los palos flamencos.

Pero parecía apropiado contar con músicas originales, creadas expresamente para nosotros. Encontramos un compositor, Alex Marrupe, que  fue el encargado de crear nuestros primeros 4 temas. Su formación y experiencia en el mundo del cine, combinada con el dominio de las tecnologías, aportó una sonoridad genuina e impactante. Nada frecuente en representaciones de este tipo.

Posteriormente, añadimos algunas músicas mas tradicionales-flamencas para combinar las raíces de este género con las músicas innovadoras de Alex. Fueron José Moreno y Rubén Campos los guitarristas encargados de estas nuevas composiciones.

Decidimos inspirar nuestras coreografías en las ‘Novelas Ejemplares’ escritas por Miguel de Cervantes. Otro gran estandarte de la cultura Española.

La estética debía respetar la época de los textos, por lo que buscamos un vestuario del siglo XVI, acorde a las Novelas… Pero la época era demasiado oscura y sobria, quedaba todo demasiado tétrico…

La puesta en escena debía ser moderna, acorde a nuestros tiempos. Por lo que decidimos adaptar el vestuario. Basándonos en la época, dotar de un poco de gracia. Dimos libertad a nuestra diseñadora Yolanda Rueda, con el fin de ‘modernizar el Siglo de Oro español’… Y así lo hizo. No fue fácil. Muchas reuniones, búsqueda de opciones, recursos, materiales… Pero finalmente ¡Otro objetivo cumplido!

En un espectáculo del siglo XXI, la utilización de las nuevas tecnologías tendría un papel fundamental. Proyecciones, iluminación robótica… Todo lo que estuviese al alcance de nuestra mano. Oscar Lanckmans y Carlos Díaz se harían cargo de este cometido…

Y finalmente introdujimos a nuestro Actor-Clown. Un personaje que encarna a Miguel de Cervantes en el escenario. Haría de hilo conductor entre los diferentes números de danza. No utilizaría lenguaje verbal, para eliminar así las barreras idiomáticas. Al mismo tiempo añadiría un toque de humor a nuestro espectáculo… ¿A quién no le gusta reír?. Joshean Mauleón accedió aquí a incorporarse en nuestro proyecto. Su tremenda experiencia supuso una aportación maravillosa en el proceso creativo. Todo cobraba sentido… El corazón de nuestro espectáculo se consolidaba e inundaba de energía a nuestra obra.

Y rizando el rizo musical, Pedro Bartolomé, flautista especializado en folclore y música barroca, compuso las músicas destinadas a acompañar las acciones de nuestro Cervantes Clown. Todo un reto el empastar estos estilos con coherencia… ¡¡Pero lo hicimos!!

Con todos estos elementos, mucho amor y mucho mucho trabajo, hemos parido este espectáculo. Una obra de gran calidad, lista para recorrer escenarios de todo el mundo, mostrando nuestro arte y nuestra cultura.

Bueno… Parido, parido… La hemos terminado, aunque aún no ha sido estrenada ante el gran público. Pronto subirá el telón y seréis vosotros quienes nos digáis si todo este esfuerzo ha valido la pena…